Compartir

México, 4 ene (EFE).- El asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, está vinculado a la disputa entre grupos criminales por el control de los cuerpos de seguridad, afirmó hoy el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, al entrar en vigor el mando centralizado policial en ese estado del centro de México.

En una entrevista con la emisora Radio Fórmula, Ramírez declaró que en las últimas semanas las amenazas fueron creciendo contra los alcaldes que apoyan el Mando Único, un plan mediante el cual el Gobierno mexicano asume la coordinación de las policías municipales.

De acuerdo con el gobernador, los autores de las amenazas son los grupos criminales Los Rojos y Guerreros Unidos, que se disputan la región y “están decididos a aprovechar esta coyuntura política (el inicio de gestión de varios alcaldes) y volver a tomar, como ocurría antes, el control de las policías”.

A la pugna entre dichos grupos se vincula también la desaparición de 43 estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa ocurrida el 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala, en el vecino estado de Guerrero.

La versión oficial de los hechos, rechazada por familiares de las víctimas y expertos, afirma que los estudiantes fueron detenidos por policías corruptos de Iguala por instrucciones del entonces alcalde José Luis Abarca y entregados a miembros de Guerreros Unidos, que los asesinaron al pensar que se trataba de integrantes de Los Rojos.

La alcaldesa Mota, de 33 años, fue asesinada a balazos delante de su familia el sábado pasado por un grupo de desconocidos que irrumpieron en su domicilio un día después de asumir el cargo.

En la entrevista, el gobernador Ramírez, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), declaró que mediante el seguimiento por las cámaras de seguridad se ubica a los atacantes por donde intentan huir y se les encuentra por unas veredas hacia el aeropuerto de Temixco, y allí se enfrenta la policía con ellos.

Añadió que en el enfrentamiento murieron dos atacantes, uno de ellos el jefe del grupo criminal, quien tiene antecedentes penales en Guerrero y el Estado de México.

“Es un sicario muy importante del grupo de Los Rojos y esta misma célula fue la que arrojó un cadáver mutilado frente a las oficinas de la Policía Estatal el 29 de diciembre en un acto de provocación”, sostuvo.

El gobernador añadió que este grupo pretende mostrar su capacidad de intimidar al Gobierno, “y este fue el motivo de su acción contra Gisela, porque ella ratificó abiertamente su adhesión al modelo de Mando Único y porque es del PRD”.

Sobre los tres detenidos en el caso -un menor de edad, un joven de 18 años y una mujer de 32- dijo tener plena seguridad de su responsabilidad y anunció que habrá más detenciones.

En cuanto al pulso que mantiene con el alcalde de la capital estatal, Cuernavaca, el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco, quien se niega a aceptar el Mando Único, Ramírez dijo haberle llamado el 2 de enero para convocarle a una reunión.

“Él aceptó, pero fue una reunión muy difícil por su lenguaje y su manera de hablar”, expuso.

Ramírez afirmó que Blanco y su gente no quieren el Mando Único “porque detrás de ellos está Federico Figueroa, hermano de (el extinto cantante) Joan Sebastian, conocido por su vinculación con grupos delincuenciales, con Guerreros Unidos”.

También defendió el modelo de Mando Único, del que afirmó “que ha dado resultados que han permitido una reducción de 19 por ciento de los homicidios dolosos, 81 por ciento del secuestro que era un flagelo para Morelos, 38 por ciento de extorsión y el robo de vehículos en 20 por ciento”.

Por su parte, Blanco declaró hoy en conferencia de prensa que los habitantes de Cuernavaca son los que no quieren el mando policial centralizado.

Asimismo, dijo temer lo que pueda pasarle tras asumir el 1 de enero la alcaldía de Cuernavaca.

“Si a mí o a la gente que está atrás de mí y a mi familia le llega a pasar algo es contra usted, gobernador”, denunció.

La ciudad que gobierna Blanco es el lugar de descanso preferido de una gran cantidad de habitantes de la Ciudad de México debido a su cercanía con la capital (85 kilómetros en carretera) y su buen clima.

Un estudio divulgado en 2015 por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal indicó que Cuernavaca había desplazado a Acapulco como el municipio más violento de México y que a Morelos, colindante con Ciudad de México, corresponde el índice de violencia más elevado entre las 32 entidades federativas del país.

El gobernador Ramírez decretó el domingo pasado la entrada en vigor del Mando Único en 15 municipios que se resistían a ese plan, incluyendo Cuernavaca.

Con esa decisión, que entró en vigor este lunes, las corporaciones policiales de los 33 municipios de Morelos quedan bajo el mando de la Comisión Estatal de Seguridad.

En tanto, el Ayuntamiento de Temixco inició hoy un periodo de tres días de luto por la muerte de Mota. EFE

msc/gb/mmg