Compartir

El cóctel de alegría y alcohol que acompaña a la Nochevieja suele dar lugar a altercados y sucesos fuera de lo común. Uno de los más llamativos en Madrid ha sido el caso de un joven de 31 años que viajaba en el techo de un taxi agarrado al luminosos del vehículo. El accidente ha tenido lugar a las seis de la mañana.

Al tomar el taxi una curva pronunciada a la altura de la calle Doctro Esquerdo el joven no ha sido capaz de mantener el equilibrio y se ha caído al suelo golpeándose fuertemente la cabeza. Efectivos del SAMUR lo trasladaban al Hospital Doce de Octubre, donde permanece ingresado con pronóstico reservado.

En cuanto al conductor del vehículo, se marchó del lugar de los hechos, pero ya ha sido localizado por agentes de la Policía Municipal. Todavía no ha trascendido si había relación entre ellos.