jueves, 24 septiembre 2020 11:29

Sentencia histórica condena a exfuncionarios kirchneristas por choque de tren

Buenos Aires, 29 dic (EFE).- El juicio por el choque de un tren en el que murieron 51 personas en febrero de 2012 concluyó hoy con la condena a exfuncionarios de los gobiernos kirchneristas que familiares de algunas víctimas calificaron de “histórica” porque se les encontró penalmente responsables de uno de los incidentes ferroviarios más graves de Argentina.

Tres años y nueve meses después del accidente la Justicia dictó sentencia en uno de los casos de corrupción más sonados de los últimos años, en el que los jefes de Transportes de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández fueron señalados por no tomar medidas ante las graves deficiencias que presentaba el sistema ferroviario.

Para el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 de la capital argentina, los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime (2003-2008) y Juan Pablo Schiavi (2008-2012) fueron partícipes necesarios “del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”.

En el caso de Schiavi, además, el delito fue “en concurso real” con el cargo “de estrago culposo agravado”, pues el incidente del 22 de febrero de 2012 causó la muerte a “51 personas y una por nacer” y dejó heridas a 789.

Por estos cargos, la Justicia argentina resolvió hoy las penas de ocho años de prisión para Schiavi y de seis años para Jaime, que ya fue condenado en otra causa por recibir dádivas de las empresas de transporte que debía controlar.

Además, los dos exfuncionarios tendrán una inhabilitación perpetua para ejercer algún cargo público.

Para el tribunal, la responsabilidad del Estado no acaba allí: el exministro de Planificación Federal, Julio de Vido, también deberá ser investigado, pues encabezaba la cartera a la que pertenecía el área de Transporte hasta que ocurrió el accidente en la estación Once, donde un tren metropolitano chocó contra un andén en plena hora punta de la mañana.

A las puertas de los tribunales del barrio porteño de Retiro, familiares de las víctimas del choque escucharon la lectura del veredicto, entre lágrimas y aplausos.

Aunque las penas son menores a las que reclamaban, algunos familiares quedaron conformes con las prontas condenas a los responsables, en un país en el que los procesos judiciales pueden tardar décadas en llegar a un resultado.

“Les ganamos a los corruptos y a los asesinos. Hoy ellos están condenados y nosotros celebrando la lucha”, dijo Paolo Menghini, padre de Lucas, uno de los fallecidos en el choque.

Según él, el grupo de familiares “convirtió el dolor en lucha para conseguir este fallo histórico” y “se va muy conforme” con lo resuelto por el tribunal.

La madre de Lucas, María Luján Rey, agregó: “Tenemos que celebrar este logro. Fundamentalmente, porque yo no me olvido de que hasta gente querida y cercana decía que en este país nunca pasa nada, que en este país nunca nadie va preso”.

“En este país hoy tenemos condenado un secretario de Transporte, a un empresario amigo de la presidente. Vamos a seguir hasta que estén presos”, enfatizó.

Para Luciano Cericchio, hermano de otro fallecido aquel 22 de febrero, la condena “parece ser poco”, pero le da tranquilidad.

“Era importante que los condenen. Ellos son responsables”, afirmó a Efe.

Sin embargo, otros familiares no están tan conformes.

“No es suficiente. A mi juicio, tendrían que darles cadena perpetua porque asesinaron a 52 personas, que no es poco, pero esta es la Justicia que tenemos”, dijo a Efe Alberto Bottega, tío de una de las víctimas.

Los jueces Jorge Alberto Tassara, Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Ana D'Alessio resolvieron, en general, penas de cuatro a nueve años de prisión para 21 de los acusados en el juicio, mientras que absolvió a los 7 restantes.

Sin embargo, ninguno de los condenados irá preso todavía, pues la sentencia no es firme.

Claudio Cirigliano, directivo de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), concesionaria de la línea siniestrada, fue condenado a 9 años de prisión “por el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, en concurso real con el delito de estrago culposo agravado”.

Además, casi diez directivos de TBA recibieron penas de cuatro a ocho años de prisión, mientras que Mario Cirigliano, hermano de Claudio, fue absuelto.

El tribunal también dispuso una pena de tres años y seis meses de cárcel para el maquinista del tren Marcos Córdoba.

Según la web del Centro de Información Judicial (CIJ), el tribunal leerá los fundamentos de la sentencia el 30 de marzo. EFE

ayv-st/cd

(foto)(vídeo)(audio)