Compartir

El Consorcio de Bomberos de Tenerife ha hallado en el interior de un vehículo el cadáver calcinado de un varón, de mediana edad, que cayó este martes por un barranco de la zona de San Miguel de Abona, situada al sur de la isla.

Según asegura la Agencia EFE, el suceso tuvo lugar en torno a las 22:30 horas en la carretera TF-28, concretamente en el Mirador de la Centinela, lugar muy frecuentado y desde donde se puede apreciar un paisaje de estructuras volcánicas de la zona como la Reserva Natural Especial de Montaña Roja, el Monumento Natural de Montaña de Guaza o la Reserva Natural Especial del Malpaís de Rasca.

Al parecer, varios conductores que circularon por la zona dieron el aviso al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112 del Gobierno de Canarias debido a las llamas que había en el barranco como consecuencia de la caída del vehículo.

Después de extinguir las llamas, los Bomberos de Tenerife comprobaron que en el interior del maletero se encontraba el cuerpo calcinado de una persona.