Compartir

Hasna Aitboulahcen, la terrorista fallecida en el piso de Saint Denis el pasado miércoles, no fue, finalmente, la persona que se inmoló activando su cinturón de explosivos, tal y como se había sospechado hasta ahora. La joven prima del cerebro de los atentados del París del 13N, Abdelhamid Abaaoud, también fallecido, no se suicidó, según la Fiscalía del país galo. 

El hallazgo de un tercer cadáver entre los escombros del apartamento ha sido la clave para determinar que Hasna no fue la kamikaze. Dicho terrorista aún no ha sido identificado, pero se le señala como el detonador de los explosivos que acabaron con la muerte de la mujer. 

El fical de París, François Molins, indicó que “los primeros elementos de la investigación” les llevó a pensar que había sido obra de “una mujer que detonó un cinturón con explosivos”, pero no estaba verificado. Por lo tanto, Hasna ya no es la primera mujer kamikaze de Europa. 

En la operación en Saint Denis murieron tres terroristas yihadistas y detuvieron a un total de ocho sospechosos de participar en los atentados que dejaron 129 personas fallecidas en la capital francesa.