Quantcast

Basterra y Porto, culpables de la muerte de su hija Asunta

Son culpables. Alfonso Basterra y Rosario Porto han sido encontrados culpables de la muerte de su hija Asunta,  a la que adoptaron cuando era un bebé, según el jurado popular que ha tenido que decidir. Y lo son, además, por unanimidad de los nueve miembros que han encontrado probado que a Asunta se le dio Orfidal en presencia y connivencia de ambos progenitores. Ambos sedaron, asfixiaron y acabaron con la vida de su hija. Sin dudas razonables. Sin un hecho que considerar no probado. 

Así las cosas, se supone que el veredicto ha sido revisado y estudiado pormenorizadamente por el juez instructor, Jorge Cid, antes de leerse en la sala en presencia de los inculpados. Pero caben recursos y son, además, esperables por parte de la defensa que en su estrategia en la vista oral, intentó que sus defendidos no hablasen más de la cuenta y pretendió crear dudas razonables para encontrar la culpabilidad de sus clientes de manera nítida; algo que, sobre todo, en el caso de Alfonso Basterra parecía haber logrado.

Los cinco hombres y cuatro mujeres que integran el jurado, que empezaron a deliberar el pasado lunes, han coincidido en que la víctima no tuvo posibilidad alguna de defenderse, tal y como se ha expuesto en la lectura de la resolución en los juzgados compostelanos. Así lo han determinado de forma unánime los miembros del jurado tras una deliberación que se ha prolongado durante cuatro jornadas, desde el lunes, y en la que han tenido que responder hasta a 21 preguntas sobre los hechos. 

Así, el jurado considera probado que Asunta Basterra falleció entre las 16.00 y las 20.00 horas del día 21 de septiembre de 2013 por asfixia, sofocada con un objeto “blando y deformable”, según recoge la autopsia, que determinó también que no había sido agredida sexualmente. En el momento de su muerte, además, tenía en su organismo una dosis “tóxica” de lorazepam -principio activo del Orfidal- que anuló su capacidad de defenderse. Con estos ingredientes de la sentencia, al juez no le quedará más remedio que calificar los hechos como “asesinato”.

En un momento próximo a su muerte -inmediatamente antes o después- el cuerpo de la niña fue atado y posteriormente trasladado a una pista forestal del lugar de Feros, donde fue “colocado” en el talud de una cuneta. Dos hombres que circulaban por la zona la encontraron pasadas las 1.00 horas del día 22.

Los análisis toxicológicos permitieron determinar que Asunta había sido sedada de forma continuada con dos benzodiacepinas en los tres o cuatro meses anteriores a su muerte, en los que registró varios episodios en los que acudió a clase con síntomas de somnolencia. 

 A raíz de las primeras indagaciones, que comenzaron la misma madrugada, la madre de la menor, Rosario Porto, fue detenida el día 24 de septiembre, tras asistir a la incineración de su hija. El padre, Alfonso Basterra, fue detenido al día siguiente, en el transcurso de un registro.

Artículo anteriorEntrevista amb Eric Jover
Artículo siguienteEntrevista amb Carles Perea
Comentarios de Facebook