Compartir

Un médico llamado Craig Smith estaba en uno de sus entrenamientos en aguas rápidas en un parque de New Braunfels (Texas, Estados Unidos), cuando de repente se dio cuenta de que un niño estaba luchando contra la corriente en un río cerca del lugar donde él estaba impartiendo su clase.

Smith, que es comandante de operaciones especiales de los servicios médicos de emergencias de EEUU no se lo pensó dos veces y acudió rápidamente a ofrecerle su ayuda. Las imágenes reflejan el angustioso rescate, y cómo afortunadamente pudo salvarle la vida.