Compartir

Un niño de 11 años ha matado en Tennesse a otra niña de ocho, que era su vecina, después de haber discutido con ella. El menor será trasladado a un centro de menores y está acusado de asesinato en primer grado. 

El trágico suceso tuvo lugar cuando ambos estaban jugando y tenían a sus dos perros. El menor le pidió a la niña que le enseñara a su mascota, pero ella se negó. Fue en ese momento cuando regresó a su casa para coger la escopeta de su padre y, sin salir de casa, disparó por la ventana contra su vecina también menor de edad. 

Según el alguacil del condado de Jefferson, el arma homicida se encontraba en el armario sin ningún tipo de cerrojo o protección. La niña se encontraba de pie en el jardín y fue alcanzada por el disparo en el pecho. Cuando llegaron las autoridades se encontraba con vida, por lo que fue trasladada al hospital, donde no pudieron hacer nada por salvarle la vida. 

El juez ha ordenado el ingreso del agresor en un centro de menores, donde permanecerá hasta el próximo 28 de octubre, cuando se celebrará la primera vista del juicio. 

La muerte de la menor se produce pocos días después de que diez personas fueran asesinadas en un centro de estudios superiores en Oregón, el último de los tiroteos masivos en Estados Unidos. El debate sobre el control de las armas sigue en pie de guerra y Hillary Clinton ya ha anunciado un plan si llega a la Casa Blanca el próximo año.