Compartir

Un ciudadano musulmán de 51 años residente en Alemania está siendo juzgado por el tribunal de Darmstadt después de ser el principal responsable de la muerte de su hija mayor, la cual fue “asesinada a sangre fría” en lo que se considera como un “crimen de honor”.

Lareeb, la joven de 19 años, fue detenida por la Policía de la ciudad robando preservativos en un supermercado junto a su novio, en una relación que no contaba con el aprobado de sus padres.

Según informa el 'Daily Mail', dicha detención fue comunicada a los padres de la joven que acudieron a comisaría a sacar del calabozo a su hija. Cuando regresaron a casa, Asadullah Khan, padre de Lareeeb, cogió una cuerda y estranguló a su hija mayor con el consentimiento de su mujer.

En su declaración ante el juez, Khan aseguró que mató a su hija porque las relaciones sexuales que iba a tener con su novio, desconocido para la familia, era “una deshonra”. Sus padres llevaban muchos meses intentando juntarla con un hombre que era cercano a ellos, algo que ya ocurrió con sus padres, que se casaron por conveniencia. ¡De locos!