Compartir

La Policía argentina acudió a la vivienda tras recibir el aviso de los otros hijos del detenido. La pista definitiva fue el hallazgo de la policía, que descubrió cerca de una jaula semioculta, bolsas con excrementos humanos y platos con comida para perros.

La nuera del ahora detenido contó a los medios locales que el hijo retenido en la vivienda tiene 32 años, es autista y adicto a la gasolina. Alparecer, el propio padre quien se la suministraba. El padre asegura que lo mantenía encerrado para que no se escapara. Una versión que las autoridades argentinas no terminan de creer.

La madre, también enferma mental, es una mujer muy conocida entre los vecinos. La nuera asegura que no denunciaron antes por miedo al detenido, que fue dirigente sindical durante la dictadura militar del país. Tras ser rescatados de esta auténtica casa de los horrores, las dos víctimas se encuentran ahora en un hospital recibiendo tratamiento.