Compartir

Ocurrió a ultima hora del domingo. El fallecimiento de la menor de 11 años que permanecía hospitalizada eleva a siete el número de víctimas mortales del atropello múltiple que tuvo lugar el pasado sábado en el XX Rally de La Coruña. Un adulto y otro niño continuaban en estado muy grave mientras los otros 13 heridos evolucionaban favorablemente. Diez recibieron el alta entre mañana y tarde y los tres restantes quedaron ingresados en la planta de traumatología del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña.

A esta hora se agolpan muchos interrrogantes que comenzarán a aclararse después de que el juez tome declaración al piloto implicado en el brutal accidente. Además, muchos cuestionan ahora la eficacia de los servicios de emergencias ya que, por efecto de los cortes de tráfico para la celebración del a prueba, el primer vehículo medicalizado llegó a la funesta curva media hora después del accidente y tuvieron que ser allegados, amigos y vecinos quienes intentarán realizar los auxilios urgentes, según cuenta el diario El Mundo. 

El siguiente interrogante estaba clara nada más producir sel siniestro, ¿qué hacían en aquella cuerva decenas de personas viendo el desarrollo del rally? Aquel punto era, probablemente, el más peligroso para seguir el rally cerca de la pista. Los coches llegaban en bajada desde el Monte Xalo a 100 kilómetros por hora y, a esa velocidad, cualquier cosa podía ocurrir. En el giro a derechas que resultó infausto los comisarios de la organización que aseguraron el tramo previamente (era el tercer tramo del día, ocurrió en el kilómetro 15 de un total de 17,2) alejaron a los espectadores de la cuneta exterior, los subieron a una zona arbolada, pero consideraron que la parte interior era “segura”.

Así, como quiera que el Juzgado de instrucción número 8 de La Coruña se hizo cargo de la investigación,  este mismo lunes tomará declaración al piloto que perdió el control, Sergio Tabeayo, y a su copiloto, Luis Prego. Aunque ambos no fueron detenidos, fueron interrogados por la Guardia Civil, que investiga las causas del siniestro bajo tutela judicial, y pasaron un control de alcohol y drogas. En los dos casos, dieron negativo. El mismo tribunal, una vez realizadas las autopsias de los fallecidos el sábado, entregó sus cuerpos a las familias. Realizado ese paso, serán enterrados hoy, mientras el sepelio de la menor tendrá lugar mañana.