Compartir

La Policía de Alemania ha informado de la detención de dos neonazis acusados de agredir a una madre y sus dos hijos en Berlín. En concreto, el delito se encuentra en manos del departamento de Seguridad del Estado, órgano que se encarga de perseguir los actos delictivos que puedan responder a cuestiones políticas, ya que las víctimas son inmigrantes procedentes de Europa del Este.

Según el informe policial, los detenidos se toparon con la madre y los dos pequeños en un vagón de la red de cercanías, cuando se aproximaron a ellos y comenzaron a increparles. Además, uno de ellos concluyó la agresión orinando sobre los dos menores, de 5 y 15 años.

El suceso tuvo lugar el pasado sábado y los individuos fueron detenidos horas más tarde gracias a la colaboración ciudadana. Se enfrentan a delitos por lesiones e insultos, así como por el uso de símbolos prohibidos por la legislación alemana. Mientras que la justicia sigue su curso, la red de cercanías ha comunicado que veta el acceso a sus estaciones de los dos ultraderechistas durante al menos un año.

El responsable de Interior en la capital, Frank Henkel, ha lamentado profundamente este tipo de comportamientos, calificando esta agresión como “un rostro insoportable de racismo”.