Compartir

Dado que el coche llegó sin sus preceptivas matrículas, las autoridades rumanas no pudieron  identificaran el vehículo a partir de la información facilitada por la Policía Nacional. Ahora ese escollo está salvado y se van encajando las piezas de un caso que ha conmocionado España este verano. 

Los investigadores de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) van poco a poco esclareciendo las “lagunas” del caso, a las que se refirió el pasado martes el ministro del Interior, Jorge Fernández-Diaz ebn su declaración. Falta por saber, por ejemplo, el itinerario exacto que realizó Morate desde que cometiera presuntamente el doble crimen de su ex novia Marina Okarynska y su amiga Laura del Hoyo. Una de las certezas es que el joven abandonó España por el paso fronterizo de Portbou (Gerona). En las imágenes que se difundieron del vehículo se podía ver la matrícula 1062 CPF, pero a su llegada a Rumanía las placas ya no estaban.

Dado que ahora mismo parece claro que Morata huía de España, su intención sería  esconderse buscando y pidiendo ayuda a su amigo Istvan Horvath, a quien conoció en prisión. Este testigo clave declaró a un medio rumano que el presunto asesino acudió a visitarle sin avisar. Aseguraba que esto no le causó sorpresa “porque él habitualmente hace esas cosas, es una persona con dinero”. “Una vez llamó y dijo que estaba en Rusia, en serio sí, me dijo que buscaba un amigo en Ucrania”, afirmó.

Horvath, detenido la semana pasada junto a Morate en Lugoj (Timisoara), se encuentra en libertad provisional acusado de un presunto delito de encubrimiento. Alega que no sabía nada y que cuando su amigo le contó lo que había hecho con su ex novia, no le creyó. 

ACTUÓ SÓLO O ACOMPAÑADO

Otra de las incógnitas del caso es si Morate actuó sólo o en compañía de alguien. La principal tesis policial es que lo hizo en solitario y de forma premeditada, al menos en lo que afecta a su ex novia. Con lo que no contaba Morate es que su expareja acudiese a recoger sus cosas a su casa en compañía de una amiga, según creen los investigadores.

Los cuerpos sin vida de las dos chicas fueron hallados en una orilla de río Huécar (Cuenca) cubiertas con cal viva. La Policía tiene constancia de que Morate acudió personalmente a comprar la cal días antes del doble crimen

Previsiblemente el proceso de la extradición se dilate en el tiempo y por ello expertos investigadores de la UDEV se han desplazado a Rumanía para colaborar con las autoridades locales en lo que sea necesario. Fuentes policiales consultadas hacen hincapié en aclarar que los agentes españoles desplegados sobre el terreno no van a interferir en los trabajos de la policía rumana ni van a asumir tareas operativas.

Tampoco analizarán el vehículo, una función que corresponde a los expertos de la Policía científica. Los resultados de huellas o rastros de ADN que se puedan encontrar en el coche podrían ser claves también para saber si Morate viajó sólo o acompañado.