sábado, 19 septiembre 2020 20:43

Sergio Morate teme por su vida si regresa a España

Mientras Cuenca sigue consternada y sin explicación alguna a la tragedia que se ha llevado la vida de dos de sus jóvenes vecinas, Laura del Hoyo y Marina Okarynska, el presunto asesino de ambas, Sergio Morate, está en prisión preventiva a muchos kilómetros del país, en Rumanía. 

Se declaró inocente del doble crimen, aunque todas las pruebas hasta el momento apuntan a que fue él la persona que las mató cuando ambas se dirigieron a su domicilio para recoger las pertenencias de Marina, que había roto recientemente la relación que mantenían. Los agentes apuntan a que el crimen ya estaba planificado porque compró unos días antes la cal en la que las dos amigas estaban enterradas a la orilla del río Huécar

Morate teme regresar a España por la repercusión que ha tenido su casa en la pequeña ciudad a la que pertenece y en los medios de comunicación. De momento, la policía rumana, que fue quien le detuvo cuando se escondía en la frontera del país con Hungría, ha dictado prisión preventiva durante 15 días, a la espera de que llegue la solicitud de extradición de España.

La decisión de la Fiscalía rumana ha sido porque, precisamente, el sospechoso teme por su vida. Morate será trasladado a España en un plazo corto de tiempo, ya que su arresto se ha producido en el marco de una orden europea de detención (euro orden), que establece un procedimiento muy ágil para la entrega entre países de la UE.

El supuesto cómplice de Morate ha sido puesto en libertad con cargos y será investigado por si tuviera alguna relación con los hechos mientras no esté detenido.