Compartir

La rápida actuación del Servicio de Emergencias del Ayuntamiento de Madrid ha sido vital para que no haya que lamentar víctimas ni heridos en el barrio madrileño de Carabanchel, donde se ha desplomado este lunes un edificio de viviendas.

El bloque, en el número 5 de la calle Duquesa de Tamames, había sido desalojado esta madrugada, al presentar “importantes grietas” que, como se ha comprobado horas más tarde, ponían en serio peligro la seguridad de sus propietarios.

Alrededor de las 4 de la mañana los vecinos de este edificio han dado la voz de alarma tras escuchar cómo crujían las paredes de sus viviendas y aparecían las primeras grietas de consideración. Algunos de los daños que presentaba el bloque impedían incluso que varios vecinos pudiesen abandonar sus hogares, por lo que han necesitado la ayuda de los bomberos.

En total han sido desalojadas 57 personas, de 40 hogares, que serán realojados en viviendas vacías de entidades bancarias. Así lo ha prometido la alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, después de visitar a los afectados por el derrumbe del edificio del barrio madrileño de Carabanchel.

Las primeras investigaciones apuntan al mal estado de al menos tres pilares como la principal causa de la aparición de las grietas y del posterior desenlace.