Compartir

Lee Vickers, un ciudadano británico, perdió los papeles durante un registro policial en la localidad británica de Nottinghanmshire, donde salió de su vivienda y atacó a dos agentes con un cuchillo de cocina de enormes dimensiones.

El individuo, exaltado ante la situación, gritaba a los policías y les retaba a un duelo de armas blancas.

Vickers fue abatido por los policías y trasladado a la comisaría de la ciudad, donde, tras ser procesado con un juicio rápido, fue condenado a tres años de cárcel, los cuáles se encuentra cumpliendo en estos momentos.

Alex Prentice y Debbie Wishart, los 'valientes' que tuvieron que padecer las malas artes de este demente, han sido premiados por su actuación por la Policía del Reino Unido. ¡Las imágenes hablan por sí solas!