Quantcast

Autobús de Lille: Sospechan que el autobús iba con exceso de velocidad

Se agolpan las preguntas que aún no tienen respuesta clara sobre el accidente del autobús que hacía el trayecto Bilbao-Amsterdam con un pasaje formado en su mayoría por jóvenes españoles. 53 estudiantes han sobrevivido al espectacular siniestro, con la decapitación incluida el vehículo, aunque eso sí, hay seis heridos graves.

Ese viaje acabó abruptamente este domingo, de madrugada casi al final del camino, en la ciudad de Lille, cerca de la frontera con Bélgica. El autobús se estrelló violentamente contra el techo de un túnel de dos metros y medio por el que no tenía forma de pasar con su altura de dos plantas.

el pasaje formado por 59 viajeros -54 estudiantes españoles- 34 viajeros tuvieron que ser hospitalizados en el Centro Regional Universitario de Lille. La gran mayoría recibió el alta rápidamente. De ellos, seis permanecen aún ingresados en estado grave, aunque según fuentes consulares no se teme por la vida de ninguno de ellos, que han superado ya la peor parte. A pesar de ello, estos seis pacientes, que viajaban en la parte trasera del autobús, no serán trasladados a España hasta que se estabilice su estado de salud.

La mayoría de los heridos presentaban “fracturas de nariz, de clavícula, luxaciones en la espalda, hematomas y otras heridas”, según explicaron los médicos que se hicieron cargo de los heridos. Irán volviendo a España en avión o en tren desde este lunes según evolucione su estado de salud. 

El túnel donde se estrelló el autobús, en la periferia de Lille, ya había dado problema semejantes en el pasado. Varios vehículos colapsaron en ese punto meses antes, el último el pasado junio. Es cierto que se había instalado se habían instalado varias señales de aviso. Pero en la víspera no estaban operativas ya que fueron destrozadas por un camión recientemente, por lo que las alertas no eran claras, según cuenta el diario El Mundo.

LAS CIRCUNSTANCIAS DEL ACCIDENTE

Durante la tarde del domingo, el presidente del Consejo Departamental de Lille, el conservador Jean-René Lecerf, denunció que el lugar donde se produjo el accidente cumplía la normativa, pero carecía de medidas de seguridad suficientes.

Los dos conductores que llevaban el autobús dieron negativo en los test de alcoholemia y estupefacientes que se les practicaron, aunque el que conducía en esos momentos, que se había perdido de la ruta original, reconoció haber prestado más atención al GPS que a la señalización de la carretera.

La Policía sospecha que la velocidad que llevaba el conductor debía ser muy superior a los 70 kilómetros permitidos en ese área. Ambos conductores pasaron el domingo en la comisaría de La Madeleine, donde permanecen bajo vigilancia.

“Ni siquiera una furgoneta de mudanzas habría entrado en el túnel”, señaló el alcalde de la localidad, es obvio que un autobús de dos plantas no tendría forma de atravesarlo”. El regidor espera igualmente que la investigación policial que se inició este domingo esclarezca los hechos en los próximos días.

Comentarios de Facebook