Compartir

Ochenta dotaciones de los Bomberos de la Generalitat trabajan en la extinción de un incendio de vegetación en Òdena (Barcelona) que se ha declarado la tarde de este domingo entre los parajes de Samuntà y la Serra Alta en dirección este.

El fuego, que habría comenzado en un campo próximo al Mas Can Rossinyol, se ha propagado hacía la zona forestal a causa del viento de Poniente y ha atravesado la carretera C-37 a la altura del punto kilométrico 75, en el municipio de Òdena, ha informado Bomberos de la Generalitat en un comunicado. La preocupación ahora está en la división del fuego en dos direcciones y se dirige sin control a Sant Salvador de Guardiola.

El Servei Català de Trànsit (SCT) ha informado que la carretera C-37 ha quedado cortada al tráfico entre los kilómetros 71,5 y 75,5 entre los municipios de Òdena y Castellfollit del Boix, y los Mossos d'Esquadra han comunicado que han tenido que desalojar la urbanización el Bosc Gran, dos restaurantes -Els Clubs, y Cal Frare de Maians-, y el refugio de animales APAN. En total, unas 800 personas han tenido que abandonar sus viviendas por las llamas. 

Las primeras informaciones de los Bomberos estiman que el fuego habría quemado unas 700 hectáreas de vegetación y, en estos momento, unas ochenta dotaciones terrestres y 14 aéreas están trabajando en el lugar de los hechos.

Además, Protección Civil de la Generalitat mantiene la prealerta del plan Infocat para este incendio forestal por este incendio.

El Ministerio de Agricultura ha enviado ha desplazado a la zona dos aviones anfibios Canadair, de 5.500 litros de capacidad de descarga, procedentes de las bases de Torrejón de Ardoz (Madrid) y Matacán (Salamanca). También colabora en este incendio un helicóptero bombardero tipo Kamov, de 4.500 litros, de la base de Plasencia de Cáceres.