Compartir

El barco fue detenido el viernes en aguas del Ártico mientras capturaba cangrejos y guardacostas rusos lo escoltan hasta puerto con el fin de dilucidar su implicación en supuesta pesca ilegal.

En el barco solo viaja un español, el capitán, acompañado de tripulación rusa y lituana. La armadora del pesquero, que es canaria, defiende que no realizaba ningún acto de pesca ilegal y que no se encontraba en aguas de Svalbard de jurisdicción rusa.

La armadora del Adexe Primero, el barco con base en Vigo apresado en aguas del Ártico por autoridades de Rusia, asegura que no realizaba ningún tipo de actividad ilegal de pesca, y que aportará datos para corrobarlo a su llegada a la ciudad porturaria de Murmansk, adonde se prevé que llegue escoltado por guardacostas este domingo.

El presidente de la Cooperativa de Armadores de Pesca de Vigo (ARVI), Javier Touza, quien ha hablado en nombre de la compañía propietaria del Adexe Primero, que es de origen canario pero tiene su puerto base en Vigo. En este sentido, ha remarcado que el barco cuenta con bandera española y licencia de la Secretaría General de Pesca, al tiempo que cuenta con un permiso temporal de pesca para la captura de cangrejo real en aguas del Atlántico Noroeste por lo que “éste no es ningún caso de barco pirata” de pesca ilegal en el Ártico.

Así, explica que el Adexe Primero aportará a las autoridades rusas toda la información y documentación sobre la situación exacta de su travesía en base a la caja azul de la que dispone y el posicionamiento satelital con sus coordenadas, con el fin de demostrar que el barco no se ha encontrado en los últimos “12 meses” en la zona de influencia rusa en Svalbard, lo que “será la prueba del algodón”, según Touza.

Asimismo, remarca que por el momento se desconoce cuáles son las acusaciones de Rusia al Adexe Primero. Sobre la tripulación, en la que solo es español el capitán, el presidente de ARVI informa de que se encuentra en perfecto estado.

Junto a esto, Javier Touza ha explicado que ARVI se mantiene en contacto con la armadora canaria, así como con el Gobierno, que garantiza que existirá la pertinente atención diplomática para el capitán español, con la atención del cónsul de San Petersburgo, así como por el hecho de que el buque pertenezca a pabellón español.