Compartir

El error de cálculo del clavadista estadounidense Steve LoBue, de 28 años de edad, pudo costarle la vida en los mundiales del Red Bull Cliff Diving de La Rochelle, Francia.

Ocurrió al saltar desde un trampolín a 27 metros de altura. Se golpeó la cabeza y cayó de forma descontrolada.

La cara de preocupación de los asistentes fue sobrecogedora. Afortunadamente solo sufrió un corte en la ceja.