Compartir

Josh Taylor, un joven australiano, se encuentra en estado grave como consecuencia de un disparo en la cabeza mientras jugaba a la ruleta rusa. La familia de Taylor se enteró de la desgracia a través de las redes sociales, antes incluso de que se lo comunicase la policía.

La inconsciencia de Josh y de su grupo de amigos le llevó a jugar a la ruleta rusa dentro de un coche, en un supermercado muy cercano a la ciudad de Sydney. Pero lo que había comenzado como un simple juego de un grupo de chicos de 19 años que lo único que buscaban era divertirse, resulta que terminó desembocando en una auténtica desgracia.

Mientras los chicos se encontraban en pleno juego de la ruleta rusa, Josh Taylor tuvo la mala fortuna de dispararse a sí mismo en la cabeza, lo que le provocó daños de gravedad. Fue trasladado de urgencia a Westmead, un hospital cercano en el que le operaron de urgencia.

Antes de que la policía pudiese informar a los familiares de Josh de lo ocurrido, sus padres se enteraron de la desgracia a través de su otra hija. La hermana de Josh había leído en Facebook lo que le había ocurrido mientras jugaba a la ruleta rusa.

El portavoz de la policía, Garry Sims ha explicado que no hay indicios de que se trate de un acto criminal, sino que todo apunta a que, efectivamente, se ha tratado “de un incidente trágico”, según recoge The Independent.