Compartir

Una joven estadounidense de 18 años, llamada Tori Earl, murió en un trágico accidente en la carretera justo dos horas después de obtener el carné de conducir. La colisión con un camión resultó ser mortal para ella y una amiga suya, Kendall Lee Burke, que le acompañaba en el vehículo, según ha informado el diario Mirror.

El coche en el que viajaban fue golpeado por detrás cuando cambiaban de carril y se metieron entre un camión. Todos salieron de sus vehículos para ayudarles pero ya no se podía hacer nada por salvar sus vidas.

El hermano de la joven fallecida ha asegurado que “estaba tan orgullosa de tener el carné. Era el día más feliz de su vida”. La abuela de Kendall también ha hablado emocionada al periódico y ha dicho que “las chicas habían empezado a vivir juntas y habían sido las mejores amigas durante años y ambas estaban superando cosas”.