Compartir

Ana María Arroyos, una mujer argentina, subió a un crucero para disfrutar de una semana de relajación y turismo. Sin embargo, el viaje concluyó repentinamente y con una complicada operación en Jamaica por la que fue inducida en coma.

La pesadilla de Ana María comenzó poco después de subir al navío. La mujer se encontraba mal y el personal médico de la tripulación le diagnosticó una simple gastroenteritis. A pesar de cuidar su alimentación y guardar reposo, con los días su situación no mejoraba. Esto llevó al capitán del barco a hacer una parada de emergencia para que la pasajera fuese atendida. Fue en Kingston (Jamaica), donde fue intervenida de los ovarios.

Según publica 'La Vanguardia', pese a que no hubo complicaciones en quirófano, los pulmones de la ciudadana argentina estaban muy dañados y los facultativos decidieron inducirla al coma. Allí, la aseguradora no continuó con su promesa de hacerse cargo de la situación. Ni siquiera el gobierno local escuchó su petición.

Por eso, la familia de Ana María se vio obligada a iniciar una campaña a través de las redes sociales para lograr el impacto necesario para lo que consideran una situación de abandono.

Diversos medios internacionales se hicieron eco de la noticia y finalmente, según anunció uno de los familiares a través de la página de Facebook, Ana María será trasladada a su país natal. De hecho, ya se encuentra en el aeropuerto y lo hará en un avión de la aseguradora Assist Card.