Compartir

Hay quien asegura que estas cosas suceden, primero cuando no abunda el sentido común. Segundo, cuando se practica un deporte en el que se manejan cantidades exorbitantes de dinero a nivel profesional. Y tercero, cuando muchos, demasiadas personas, anhelan ser o que sus hijos sean algo  parecido a Cristiano Ronaldo para dejar de madrugar… Pero al caso:

Ocurrió durante un partido entre e l Arenas de Armilla y el CD Numancia correspondiente a la Copa Centenario RFAF Femenina Sénior se convirtió en una auténtica pesadilla para la árbitro del choque, menor de edad, que recibió fuertes insultos e intentos de agresión por parte del técnico del conjunto local, tal y como relata Mundo Deportivo.

La árbitro dejó constancia en el acta del partido de este nuevo caso de violencia sexista vivido en un estadio de fútbol, esta vez en un encuentro de fútbol femenino. En este texto, la colegiado explicó los problemas que tuvo para redactar el acta por “la presión recibida de los oficiales locales y de algunas jugadoras locales que golpearon la puerta de mi vestuario con violencia, abriéndola en diversas ocasiones para insultarme, dificultando así que llevase a cabo la labor de redactar el acta del encuentro en las instalaciones”.

“Tras expulsar al entrenador local, le advertí que debía cesar su actitud amenazante y protestas para entrar a su vestuario, haciendo caso omiso a mis indicaciones y continuó despreciando mi labor, insultándome desde la grada y animando al público del Armilla Estadio Municipal para que siguieran insultando y amenazándome con términos que no recuerdo con exactitud porque el partido seguía disputándose.

Al finalizar el encuentro, estando sobre el terreno de juego y cuando me dirigía hacia mi vestuario, el entrenador local, -que había sido expulsado por reiteradas protestas durante el partido- saltó desde la grada corriendo hacia mí haciendo aspavientos con los brazos, dirigiéndose a mí gritando de forma agresiva con los términos: Te estamos grabando, te vas a enterar, zorra, impidiéndome seguir mi camino hacia los vestuarios. Con la ayuda de los oficiales y jugadoras visitantes logré esquivar las protestas del entrenador local, cuando iba a entrar a mi vestuario, un cúmulo de aficionados, los cuales identifiqué inequívocamente como del Arenas de Armilla CD, por las premisas que decían y la indumentaria de dicho club que portaban algunos de estos, me impidieron la entrada al mismo, insultándome con los términos: Eres una hija de puta, solo vales para limpiar lavabos, vas a ser tonta toda la vida, Te tenemos denunciada, que está comprobado que solo sirves para comer pollas, Vaya asco de árbitra, das asco, Me cago en tus muertos desgraciada, Eres una gorda que no mueves el culo, que te vamos a pagar por cargarte el partido, puta, No tienes ni puta idea de pitar tonta pollas, entre otros insultos que no pude apuntar en mi tarjeta de cambio.

Estando ya en el túnel de vestuarios, la jugadora número 7 y la jugadora número 10, ambas del Arenas de Armilla CD, me propinaron tres empujones de manera violenta, los cuales me estrellaron contra la pared del túnel, teniendo que ser ayudada por jugadoras visitantes para que dicha acción cesase. Cuando la acción cesó, vinieron de nuevo hacia mí con el puño en alto, gritándome: Vaya tela, te lo has cargado todo, no tienes ni puta idea de nada, ojalá no nos pites más'. Tras el final del encuentro, pudiendo reconocer porque animó durante todo el partido al Arenas de Armilla C.D, la madre de la jugadora nº 7 se dirigió hacia mí bajando hasta el túnel de vestuarios increpándome y diciéndome: Eres una hija de puta, me cago en tus muertos”.