Compartir

Un centenar de aficionados del Alavés y Betis ha protagonizado esta mediodía una pelea multitudinaria en los aledaños del estadio de Mendizorroza. Aunque desde la ertzaintza no se confirma este extremo, y se está investigando,  al parecer la pelea podría haber sido el resultado de una “quedada” previa.

Tras el lanzamiento de botellas, sillas y mesas, la pelea fue disuelta por un ertzaina de paisano tras efectuar varios tiros al aire.

El Deportivo Alavés condena y confirma a través de una nota, que desconocían la presencia de aficionados béticos ya que el Alavés no ha enviado entradas al club andaluz.

“Conocidos los lamentables hechos, dice textualmente la nota, que han tenido lugar esta mañana entre seguidores del Deportivo Alavés y el Real Betis, el Consejo de Administración del Deportivo Alavés condena de manera enérgica este tipo de actuaciones violentas que nada tienen que ver con el fútbol. Desde el Club queremos dejar bien claro que esta gente no representa ni al equipo, ni a la ciudad, ni a sus colores.

Este Consejo de Administración es un firme defensor de los códigos de buena conducta que deben imperar dentro del mundo del fútbol y para ello pondrá todos los medios a su alcance para erradicar cualquier tipo de conducta violenta, ya sea verbal o física”, concluye el comunicado

No se han registrado detenidos, ni heridos que hayan precisado traslado a centros sanitarios, aunque las patrullas policiales trasladadas al lugar han efectuado numerosas identificaciones.

La Comisión Antiviolencia declaró de alto riesgo el encuentro entre el Alavés y al Betis en la trigésima quinta jornada de la Liga Adelante.