Compartir

La avalancha enterró parte del campamento base de los alpinistas que se dirigen al Everest, según Gyanendra Shrestha, del Ministerio de Turismo en Katmandú. “La cifra de muertos podría aumentar, podría incluir tanto a extranjeros como a sherpas “, agregó.

El terremoto que ha castigado de nuevo a Nepal y, en parte, a los países vecinos de Pakistán y la India, con una magnitud devastadora de 7,9, se ha cebado especialmente con la zona más occidental a la capital, Katmandú, y generó temblores en buena parte del país, provocando el colapso de edificios. En la región más alta de la tierra, la cordillera del Himalaya, no se iban a ver indemnes a la tragedia, una vez que abril es una de las temporadas altas en las alturas del Everest, cuando los fríos invernales se han ido y la temporada de precipitaciones también.

De esa forma, un grupo de escaladores ha sufrido directamente las consecuencias del seísmo. La directora de la oficina de AFP en Nepal, Ammu Kannampilly, que formaba parte de una de esas expediciones, asegura que el terremoto los ha dejado aislados. “Nos hemos quedado atrapados por el temblor de tierra en el Everest. Los dos estamos bien … Está nevando aquí, ningún helicóptero puede llegar hasta aquí”, ha explicado a través de un mensaje de texto.

Dos alpinistas experimentados han narrado que el pánico se apoderó del campamento base donde había muchos equipos de escaladores, algunos de ellos, “heridos de gravedad”. Uno de ellos explicó que el terremoto había provocado una “enorme avalancha”.

“He salido corriendo de mi tienda de campaña para salvar mi vida. Sano y salvo. Mucha mucha gente en la montaña”, tuiteó el escalador rumano Alex Gavan, que en el momento de la sacudida se estaba preparando para ascender al Lhotse, la cuarta cima más alta del mundo.

Otro escalador, Daniel Mazur, dijo que su equipo quedó atrapado en el campo número 1, un poco más arriba en la montaña, justo después del terremoto. “Un fuerte terremoto sacudió el Everest. El campamento base se vio seriamente dañado. Nuestro equipo está atrapado en el campamento 1. Por favor, oren por todos”, tuiteó.

¿QUÉ HA PASADO CON LOS ESPAÑOLES?

Javier Camacho y Ricardo Fernández, los dos montañeros españoles que se encontraban en el campo base del Everest cuando se produjo el terremoto, se encuentran en “perfecto estado” y recobrando fuerzas para seguir auxiliando a los heridos que ha causado el temblor.

Camacho, turolense, y Fernández, asturiano, pretendían ascender a la cumbre de Lhotse sin ayuda de oxígeno ni sherpa de altura, y se encontraban ya en el campo base cuando se sintió “un pequeño temblor” seguido de un “ruido muy grande” de una “avalancha tremenda”.

Así lo ha explicado telefónicamente Camacho, quien ha dicho que el tiempo ahora es bastante malo, está nevando en la zona y no se ha podido recibir ayuda alguna para atender a las “bastantes” personas heridas en la avalancha, que ha causado también “unas cuantas muertes”, según cuenta El Mundo que cita a EFE-Radio.

Un gran alud procedente del pico Pumori ha llegado hasta el campo base y se ha llevado una buena parte de él, ha explicado Camacho, quien ha indicado que los más afectados han sido los campamentos de montañeros chinos y japoneses.

Cuando se percataron de la avalancha, los montañeros del campo base echaron a correr y buscaron refugio tras grandes piedras o montículos de nieve, que pasaba en avalancha por encima de sus cabezas.

Una vez que la avalancha cedió, volvieron a las tiendas de campaña, tomaron conciencia de la gravedad de lo sucedido e, inmediatamente, bajaron a la zona más afectada para “echar un mano” y socorrer a los heridos.

Javier Camacho no ha podido cifrar el número de víctimas mortales ni de heridos. “Hemos visto muchos heridos y fallecidos hay unos cuantos”, ha relatado antes de asegurar que ellos se encuentran bien aunque “un poco preocupados por lo que ha podido pasar mas abajo” y, por tanto, “intranquilos” por ver cómo podrán salir de allí.