Compartir

Xiao Ying, una adolescente china de 17 años, dio a luz al bebé que esperaba durante un descanso que tuvo en el trabajo y después lo dejó abandonado en el baño.

La joven aprovechó un momento de descanso que tuvo en la fábrica de zapatos donde trabajaba para ir al baño, donde dio a luz a la niña que estaba esperando. Una vez que su hija llegó al mundo, Xiao Ying no dudó en abandonar a la niña en el aseo y volver a su puesto de trabajo como si nada hubiese pasado.

Fue un responsable de limpieza de la fábrica el que encontró al bebé, que rápidamente alertó de lo que sucedía para poner en marcha la búsqueda de la madre. Mientras, trasladaron a la niña al hospital, con una temperatura corporal de apenas 30,5 grados.

A pesar de que la joven Xiao Ying negaba ser la madre de la criatura, la encontraron en su puesto de trabajo con los zapatos completamente manchados de sangre. Pero la prueba definitiva fue la cámara de seguridad, que delató como la joven entraba en los baños sujetándose la tripa y poco después salía caminando muy despacio, según ha publicado el Daily Mail.

Al parecer, Xiao Ying había estado ocultando su embarazo durante meses porque tenía miedo de que sus padres le pegasen. Ahora, el padre de la chica dice que no quiere hacerse cargo del bebé porque su hija no está casada. Y es que, aunque la adolescente tenía previsto casarse con su novio de 18, rompieron poco antes de la boda.

En cuanto al bebé, tras recibir atención médica se encuentra perfectamente. Sin embargo, la baja temperatura con la que llegó al hospital podría afectar a su futuro desarrollo, según los médicos.