Inicio Sucesos

Un niño autista sobrevive en un bosque de Australia tras cuatro días perdido

Compartir

La Policía de Australia ha terminado con éxito la búsqueda de Luke, un niño autista australiano de 11 años que había desaparecido en el entorno del lago Eildon, un popular destino turístico situado en el noreste del estado de Victoria.

El pequeño llevaba cuatro días y las mismas noches perdido entre los matorrales de Candlebark, lugar en el que había acampado junto a sus padres.

«Por lo que hemos podido observar y teniendo en cuenta que ha pasado ese tiempo perdido, el niño se encuentra en un estado extraordinario«, explicaba el comandante en funciones de la Policía de Victoria, Rick Nugent.

El pequeño Luke fue trasladado a un hospital cercano para ser analizado por los médicos, donde estos pudieron corroborar después de un exhaustivo análisis que el niño de 11 años está, afortunadamente, en un buen estado de salud.

Los padres afirman que no se dieron cuenta de cómo escapó el niño y que a partir de este momento no se descuidarán ni un solo segundo con su hijo. Al parecer, según explicaron sus familiares, el joven estaba fascinado por el agua y decidió acercarse al lago para comprobar su entorno.