Compartir

¿Estaba el piloto alemán capacitado para seguir con su desempeño profesional? Cada nuevo dato apunta a que no era así. En una entrevista al periódico alemán Bild, Maria W., una auxiliar de vuelo de 26 años de edad, dijo que cuando se enteró del trágico suceso, la frase de Lubitz le vino de nuevo a la memoria. “Un día voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema y todo el mundo sabrá mi nombre y lo recordará”.

Esta auxiliar de vuelo dice que si efectivamente  lo que hizo su ex puede estar relacionado con que “él entendía que, a causa de sus problemas de salud, su gran sueño de tener un empleo en Lufthansa como capitán y comandante de vuelos de larga distancia, era prácticamente imposible”, explica.

La mujer ha explicado que rompió con Andreas Lubitz “porque cada vez era más claro que él tenía un problema. Durante las discusiones, me gritaba (…) Tenía muchas pesadillas y por la noche se despertaba gritando: 'Nos caemos'”.

Según ha aclarado la Fiscalía de Düsseldorf, Lubitz tenía un certificado médico de baja por enfermedad, que había roto y ocultado a la empresa, así como otros documentos que demuestran que estaba en tratamiento. Es más, el diario bávaro Süddeutsche Zeitung, sus partes de baja médica “aparentemente” están firmadas por un “neurólogo y psiquiatra”.

Y como los problemas de salud no eran nuevos para el copiloto del vuelo de Garmanwing no eran nuevos, desde hace seis años, cuando sufrió una depresión severa Andreas Lubitz fue objeto de un seguimiento médico “regular y especializado”, según añade el diario Bild.

DOS AUDI, UNO PARA ÉL Y OTRO PARA SU NOVIA

La prensa alemana ha lanzado ya la hipótesis de que el accidente estuviera relacionado, además, con un intercambio de mensajes con su pareja, una relación larga con planes de boda para 2016 que recientemente había terminado en ruptura. Y lo más extraño es lo que apuntan algunos medios sobre que el copilot había colocado junto al suyo un nombre más en el buzón de su piso en Düsseildorf, Goldbach, aunque no hay constancia de que nadie se hubiese mudado a vivir con él.

Hace unas semanas, además, se presentó en un concesionario de Düsseldorf y encargó de una sola vez dos modelos Audi, comentando al vendedor que uno era para él otro para su novia, según ha averiguado el semanario Focus.

La cadena gala iTele ha tenido acceso a la declaración de la ex pareja del alemán, que fue interrogada anoche por la policía de su país. Este medio ha avanzado también que los padres de Lubitz se encuentran en Francia y van a ser interrogados en breve por la Gendarmería.