Compartir

La pareja formada por Brett Flower y Krysten Verdin ha sido arrestada por la policía después de descubrir que forzaban a su bebé, de tan solo un año, a beber cerveza.

Flower y Verdin, de 24 y 23 años respectivamente, obligaban al hijo de ella a tragar grandes cantidades de cerveza contra su voluntad. Los hechos han ocurrido en Lousiana (Estados Unidos), donde esta joven pareja se dedicaba a forzar al pequeño a beber alcohol contra su voluntad y en repetidas ocasiones.

Al parecer, la pareja se tomaba esta práctica a modo de juego… Cada vez que les apetecía, cogían una botella o una lata de cerveza y la vertían por la garganta del bebé.

Fue el propio abuelo del pequeño el que descubrió lo que pasaba y, rápidamente, denunció los hechos a la policía. El abuelo del niño llevaba varios meses sospechando que su nieto estaba siendo víctima de abusos por sus propios padres, pero finalmente pudo comprobarlo.

Según ha desvelado la investigación policial, Brett Flower y Krysten Verdin sometieron a esta abusiva práctica al bebé de un año en repetidas ocasiones. Además, según explica el Huffington Post, cuando el bebé vomitaba tras obligarle tomar alcohol a la fuerza, su madre le golpeaba en la cabeza hasta que caía al suelo.

El joven, pareja de la madre del niño, ha reconocido los hechos y ha asegurado que lo hacían porque pensaban “que era divertido”. Por suerte, el niño se encuentra bien y ahora los padres se enfrentan a una condena por abuso infantil.