Compartir

La cuidadora que vivía en el domicilio de la anciana desde finales del año pasado se la acusa de un delito de homicidio en grado de tentativa. La agredida se encontraba ingresada en el hospital 15 días por una fractura de fémur. Los hechos ocurrieron en el mismo hospital después de que la agresora le diera la cena a la anciana, cogió un cojín y lo presionó con el peso de su cuerpo contra la cara de la víctima. 

La víctima quedó en estado crítico por la falta de oxígeno y el cojín con restos de sangre, por lo que requirió intervención médica para ser reanimada. Una trabajadora del hospital fue la que al escuchar un grito leve entró en la habitación y descubrió la situación. En ese momento la cuidadora se justificó con una excusa y se marchó rápidamente del hospital.

Los Mossos iniciaron entonces la búsqueda de la agresora localizada la madrugada del martes en su domicilio. Allí quedó detenida por un delito de homicidio en grado de tentativa. Tiene antecedentes por delitos contra el patrimonio y pasará a disposición judicial en las próximas horas.