Compartir

Un angustioso rescate de una mujer ha dejado estas impresionantes imágenes que resultan verdaderamente dramáticas. Su coche se hundía en un río de Nueva Zelanda y los policías tuvieron que romper la luneta trasera con una piedra para que pudiera salir.

Las imágenes han sido tomadas por 'The Sydney Morning Herald' y muestran cómo un transeúnte también ayudaba en el rescate por complicaciones debido a que el agua impedía que se abrieran las puertas.

Uno de los agentes logró romper la ventana con su bastón de mando y otro la trasera con una roca. La mujer, finalmente, salió con cortes y contusiones y en estado de shock.