Compartir

Hay gente que no sabe muy bien que hacer para pasar el tiempo y decide hacer cosas que no tienen ningún tipo de sentido. Yong Liao, un ciudadano de Taiwan de 39 años, cumple a la perfección esa premisa y mientras conducía su coche, no decidió otra cosa que atar al volante a su hijo recién nacido de tan sólo un mes de vida.

En las imágenes, que según se comenta en las redes sociales fueron grabadas por la madre del pequeño, se aprecia a la perfección como el individuo realiza movimientos bruscos del volante mientras se ríe de la acción que está ejecutando y de su pericia a la hora de conducir. 

El vídeo ha llegado al departamento de Asuntos Sociales de Taiwan, que después de visionar las imágenes han deliberado que no tomarán ningún tipo de medida al respecto.