Compartir

El cuerpo del esquiador que desaparecía ayer a última hora de la tarde en las inmediaciones de la estación de Candanchú (Huesca) ha sido encontrado sin vida por la Guardia Civil y el personal del propio recinto deportivo en una zona muy cercana a la que se señaló que se le había visto por última vez.

El fallecido, natal de Bilbao, quedó sepultado ayer por una alud de nieve en la zona de Rinconada, perteneciente a la estación Candanchú, que justo en ese momento se encontraba cerrada al público. El esquiador practicaba esquí de travesía junto a un compañero que también quedó atrapado y que, afortunadamente, sí que pudo ser rescatado. 

Vicente Reig, teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en la provincia la subdelegada del Gobierno de Huesca, Teresa Lacruz, confirmaban en una rueda de prensa a mediodía el hallazgo del cuerpo sin vida.