Compartir

Un policía local de Vigo jamás olvidará el 27 de enero de 2015. Para él, fue el día en el cual volvió a nacer pese a tener 31 años. ¿Por qué? Mientras conducía por las calles de la ciudad vio cómo, de repente, un contenedor de 4.000 kilos se caía de forma inexplicable de un tráiler y se le venía encima, hacia su coche.

Juan José señalaba a los medios locales que vio “como el contenedor entraba por el parabrisas, de frente”. Para su fortuna, no se bloqueó y lo único que se le ocurrió fue agacharse, tirarse hacia la palanca de cambios y situarse justo debajo del volante

Según explicaba este Policía, el susto más grande llegó cuando dejó de haber ruidos, momento en el cual se le pasó por la cabeza que el hierro podía aplastarle. “Me quité el cinturón y salí por la puerta del copiloto”, aseguraba el afectado. 

Juan José destacaba que en esos difíciles momentos únicamente pensó en su mujer embarazada y el en el hijo que esperan ambos para el próximo mes de junio. Afortunadamente, todo quedó en un gran susto. Cinco puntos de sutura en su cabeza y un árbol derribado fueron los damnificados de una escena digna de película.