Compartir

El británico Gareth Jones ha perdido la vida tras caer por un acantilado de más de 90 metros de altura.

El joven de 25 años había viajado hasta Australia con cuatro amigos y en el momento del accidente que terminó con su vida se encontraba asomado en un acantilado al norte de Sidney. Jones se precipitó al vació mientras intentaba hacer una foto del amanecer, tal y como ha informado el Daily Mail. 

Además, se sabe que aquella no era la primera vez que el joven británico y sus amigos estaban en el acantilado de Sidney en el que se produjo el terrible accidente. 

Al parecer, apenas unos días antes ya habían estado allí, según demuestra una imagen que el propio Gareth Jones subió en Instragram. En la foto aparecía posando con los pies colgando por el mismo acantilado por el que caería unos días después. La imagen iba acompañada de un texto que rezaba: “otro día, otro lugar feliz”. 

Gareth Jones murió por accidente, al resbalar tras asomarse a un acantilado. Sin embargo, era un amante de los deportes de riesgo y le gustaba vivir experiencias al límite. El británico era experto en salto BASE y apenas unas semanas antes de su muerte había saltado con éxito desde la famosa torre Menara de Kuala Lumpur. 

En el momento del accidente, Jones se encontraba junto a sus cuatro amigos, que le explicaron a la policía que cayó al vacío porque quería “echar un vistazo más de cerca”. Además, también han explicado que después de que su amigo se precipitase bajaron por el acantilado para intentar rescatarle, pero no fueron capaces de encontrar su cuerpo.