Compartir

Quienes estaban montados en esta atracción en Cardiff (Gales) tardarán en olvidar el pánico al chocar entre sí las sillas voladoras, a 60 metros de altura, probablemente por el fuerte viento.

El suceso ocurrió en una feria local y, afortunadamente, nadie resultó herido.