Compartir

Una mujer de 27 años ha sido detenida en Zaragoza por la Policía Nacional por la muerte de un bebé de tres meses. El suceso tuvo lugar el pasado 21 de noviembre cuando la principal sospechosa del crimen acudió acompañada de su pareja al centro de salud llevando el cuerpo sin vida del menor. Argumentaron que había fallecido de forma súbita. Sin embargo, la autopsia ha determinado que falleció por culpa de una asfixia.

Fue en ese momento cuando el grupo de homicidios decidió iniciar una investigación sobre la pareja, que tuvo una niña hace unos años que también falleció por una 'muerte súbita'. Con todos los datos en la mano, la Policía ha decidido detener a la mujer y esclarecer que es lo que realmente ocurrió. Mientras tanto, la presunta responsable del crimen ya ha pasado a disposición judicial. 

El juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza se ha hecho cargo de las diligencias y ha decidido aplicar secreto de sumario. Mientras tanto, el Gobierno de Aragón ha explicado que los servicios sociales conocían la situación familiar de la familia con los menores, asegurando que trabajan con la Justicia y las fuerzas de Seguridad del Estado para evitar que se repitan este tipo de casos.