Compartir

Las autoridades han explicado que los dos policías –que han sido declarados en baja administrativa tras el suceso– fueron al centro recreativo tras recibir una denuncia sobre una persona que portaba un arma.

El niño fue disparado después de negarse a levantar las manos e ir a coger lo que parecía un arma colocada en su cinturón, que se trataba de una réplica de juguete de una pistola de aire suave y de la que habría sido borrada la marca naranja que distingue estas armas de juguete de las reales.

El adolescente recibió un disparo en el pecho y fue operado, aunque finalmente falleció. Las autoridades de Cleveland están investigando lo ocurrido.