lunes, 21 septiembre 2020 15:39

Disparan en la cabeza a un niño mientras jugaba al fútbol

Connor Minto, un niño británico de tan solo 11 años, jugaba al fútbol con sus compañeros de colegio cuando sintió un fuerte golpe en la cabeza. En un primer momento el pequeño pensó que se trataba de una piedra, pero un compañero le alertó de inmediato: “Tienes una bala en la cabeza”. En concreto, Connor tenía incrustado un perdigón en la frente, a la altura del ojo izquierdo.

Según informa The Mirror, el niño corrió asustado hasta la vivienda familiar para contarle a sus padres lo que acababa de suceder. Al llegar a casa, sus padres le trasladaron directamente al hospital Victoria Royal de Newcastle. Allí, los facultativos le extrajeron el proyectil. Afortunadamente, el perdigón había incrustado en la frente y el pequeño tan solo tuvo que recibir varios puntos de sutura.

Los médicos del centro señalaron a los padres de Connor que, pese al incidente, el niño había tenido suerte. Si la bala hubiese impactado unos centímetros más abajo podría haber perdido el ojo.

Más allá de la herida en la frente, el joven británico presenta un complicado cuadro de ansiedad. Según confesó su padre, “Connor está bien físicamente, pero tiene pánico a salir a la calle. Pensaba que iba a morir al saber que tenía una bala en la cabeza”.

Por ahora, el incidente se ha saldado con la detención de cuatro menores acusados de agresión a otro menor. La policía de Newcastle intentará esclarecer a quién pertenece el arma y los motivos que habrían llevado a los jóvenes a disparar a Connor.