Compartir

El hecho se produjo el pasado 21 de febrero en una sucursal de la calle Villa de Negreira, en A Coruña.

El hombre se presentó en la sucursal bancaria alrededor de la una de la tarde con la intención de retirar el poco dinero que le quedaba y esperó la cola hasta que llegó su turno. Una vez atendido, fue informado de que su cuenta estaba a cero. Los empleados de la oficina le explicaron que los números rojos eran fruto de las comisiones bancarias. Fue entonces cuando el coruñés estalló y comenzó a gritar y a exigir explicaciones.

Los empleados de la sucursal intentaron, en vano, calmar al hombre que los apartó a todos a empujones y saltó el mostrador de la oficina. A continuación, abrió el cajón, cogió cinco euros y salió pitando de la sucursal.

Hace un mes fue juzgado y el hombre se declaró culpable del incidente. A cambio de su sinceridad, le fue rebajada la pena y, finalmente, fue condenado a dos años de cárcel como autor de un delito de robo con violencia.

Según recoge la sentencia, el coruñés, además de empujar a parte de los empleados presentes, amenazó al director de la oficina diciéndole que lo iba “a reventar” mientras le ponía el puño en la cara.