Compartir

Ya está a salvo y fuera de peligro. Cecilio López-Tercero está ingresado en un hospital de Lima después de que este martes fuera rescatado tras permanecer doce días sin ver la luz atrapado en una cueva de difícil acceso en Perú y en condiciones extremas, como cuentan en su web la Federación Madrileña de Espeleología.

El rescate se confirmó a las 20.48 horas en España -14.48 horas en Perú-, después de que López-Tercero fuera elevado a la superficie desde una profundidad de 150 metros en Leimebamba. Un helicóptero lo ha evacuado desde la selva de Chachapoyas a la capital de Perú. Según el diario local El Comercio, el espeleólogo presenta una fractura de vértebras que sufrió cuando cayó el pasado 18 de septiembre.

Un centenar de personas ha participado en el rescate, entre ellas 58 espeleólogos socorristas españoles que se han desplazado hasta el país andino, y más de 40 militares, policías y bomberos peruanos, seg´ñun informa Público.es

Cecilio López-Tercero avanzaba hace 12 días en un descubrimiento arqueológico que había realizado en 2010 cuando resbaló y cayó desde cinco metros de altura. Quedó herido en la espalda, con grandes dolores, atrapado a 400 metros de profundidad en una cueva cuya entrada está a 3.000 metros de altura y con 100% de humedad.

En Perú no había especialistas en espeleosocorrismo para rescatarlo, aunque desde el primer momento pusieron todos los medios disponibles para auxiliarlo, pero no se podía llegar a él.

El Gobierno español se negó a aportar dinero para el rescate, ni tampoco aportó personal especializado en coordinación de emergencias que se requiere para un despliegue de personal.Se da la circunstancia de que López-Tercero es el coordinador de espeleosocorristas de Madrid y ha entrenado a miembros de la Unidad Militar de Emergencias. La negativa del Ejecutgivo de Mariano Rajoy provocó una cadena de protestas en las redes sociales y una manifestación ante el ministerio de Exteriores, en Madrid.

El rescate ha costado más de 100.000 euros sólo en vuelos, manutención de las 100 personas involucradas en el salvamento y material médico y técnico. Los espeleógos españoles han aportado dinero de su propio bolsillo, con la ayuda de aportaciones voluntarias -llevan recaudados 50.000 euros-, y con los 18.000 euros adelantados por la aseguradora.