Compartir

Una mujer india de 25 años fue encerrada en el baño durante tres años por su propio marido. La familia del hombre también fue cómplice de este secuestro, que se produjo después de que ella no pagase la dote matrimonial que demandaban. 

La chica fue rescatada el pasado domingo en la localidad de Darbhanga. Allí había permanecido encerrada durante tres años en un pequeño espacio y además no le alimentaban con regularidad, tal y como ha informado el portavoz de la comisaría local a una agencia de noticias india.

Además de permanecer encerrada, en estos años tuvo una hija a lo que
no le han permitido ver. Tras ser liberada, lo primero que hizo fue
preguntar por ella pero la pequeña no la reconoció.

Fue poco después de su boda en 2010 cuando el novio y su familia comenzaron a torturarla por no pagar la dote. En la India, todas las mujeres están obligadas a hacerlo ya que son consideradas una fuente de gastos.