Compartir

Las autoridades australianas investigan la muerte de un hombre de unos
30 años de edad que parece haber sido atacado por un tiburón en una
playa de Bryon Bay,
uno de los destinos turísticos más populares de
Australia, ubicado en el estado de Nueva Gales del Sur.

El hombre, que recibió un mordisco del escualo en una pierna, fue trasladado hasta la orilla por otros bañistas que se encontraban en la playa, pero fue declarado muerto poco después, según informa la cadena británica BBC.

La Policía ha cerrado las playas cercanas, en el extremo más oriental del continente australiano, y ha interrogado a un buen número de testigos del ataque, con la intención de determinar la identidad del fallecido y esclarecer los hechos.

En los últimos meses se han registrado varios ataques de tiburones en las playas de Australia –y hasta seis personas han fallecido en los últimos tres años–. El pasado mes de abril, una mujer murió cuando nadaba en una playa de Tathra, también situada en el estado de Nueva Gales del Sur.