Compartir

Dos jóvenes chinos jamás olvidarán el día en el que acudieron a un restaurante autoservicio para planear su etapa universitaria. En plena comida, ambos solicitan a una de las camareras del local que necesitaban fuego ya que su parrilla se estaba apagando.

Desafortunadamente, la camarera vierte un líquido inflamable sobre ella y provoca una gran llamarada que acaba afectando a la joven cliente. En las imágenes se puede apreciar la virulencia de la escena.

Sin embargo, no acabó ahí la cosa y la camarera, completamente bloqueada y presa del pánico, salió corriendo de la escena. 

Por fortuna, el joven reaccionó rápido e intentó apagar las llamas con varios trapos y con su propia ropa. 

Al parecer, según informan los medios locales, la camarera sólo llevaba unos días trabajando en ese restaurante. Además, era la primera vez que quedaba a los mandos de una barbacoa en solitario.