Compartir

Gileno Vieira, un brasileño de 65 años, puede presumir de haber sobrevivido a la selva del Amazonas, una de las más peligrosas del mundo, tras pasar en ella doce días totalmente perdido y sin ningún tipo de utensilio que pudiese ayudarle a mantenerse con vida hasta que fuese localizado.

Como no tenía un machete o un cuchillo con los que cortar alguna de las frutas que se pueden encontrar en la vegetación de la selva, el hombre optó por alimentarse a base de insectos, como abejas o mosquitos. Así al menos lo afirma el jefe de la Policía de Amazonas, tras recibir el aviso de un campesino que encontró al brasileño.

Según varios testigos, el hombre estaba trabajando en la construcción de un polideportivo cuando tuvo una discusión con varios vecinos de la zona y decidió abandonar el hotel por temor a posible represalias.