Compartir

El exboxeador español Poli Díaz Arévalo provocó varios daños en el coche de la policía que le detuvo ayer junto a otra persona. En el momento de ser introducido en el coche, el excampeón comenzó a golpear las puertas traseras, lo que hizo que las llegara a sacar de sus marcos. Además, ocasionó la rotura de los cristales traseros, según informa El Mundo.

Poli pasó la noche en el centro de detención de Moratalaz. El juez le puso en libertad en la tarde de ayer, aunque tendrá que personarse ante él en una fecha no señalada. Los cargos que se le imputan son los de delitos contra la autoridad y lesiones en grado de tentativa.

No es la primera vez que el ex púgil tiene esos arrebatos de ira. Las personas que le han llegado a tratar dicen que no ha perdido la fuerza que tenía de cuando boxeaba. Estos hechos quedaron demostrados con la situación en la que quedó el coche. La vida del boxeador ha sido una vorágine de subidas y bajadas entre la gloria de sus días como boxeador, hasta la caída a los infiernos por culpa de la droga.