Compartir

Dani Castellano se disponía a hacer algo a lo que estaba acostumbrado a hacer todos los días: bañar a sus dos hijas de 14 meses y 3 años. Sin embargo, esa tarde no sabía que un despiste iba a jugarle una muy mala pasada.

Decimos despiste porque mientras tenía a sus hijas en la bañera con el grifo abierto se fue a continuar con otras tareas del hogar. 

Castellano se dio cuenta de que algo no iba bien cuando su vecino de abajo le llamó la atención diciéndole que el agua estaba goteando en su piso.

Fue entonces cuando acudió con rapidez al baño y se encontró con la trágica escena: su hija pequeña muerta y la otra de tres años presenciando el suceso en primera persona. 

Rápidamente, intentaron hacerle el 'boca a boca' al bebé llamando al propio servicio de emergencias. Sin embargo, ya era demasiado tarde.

Dani Castellano fue detenido y acusado de negligencia aunque puesto en libertad sin fianza.