Compartir

La Guardia Civil de Burgos ha detenido a un joven de 23 años que responde a las iniciales D.H.P. como presunto autor de un delito contra la intimidad, tras haberle instalado en el móvil a su pareja una aplicación con el objetivo de mantenerla controlada.

Según fuentes de la Delegación del Gobierno, la detención se produjo este domingo en la localidad de Alfoz. Al parecer, el joven habría pedido el móvil a su pareja bajo el pretexto de actualizarselo. Sin embargo, D.H.P. aprovechó para instalar una aplicación espía con la que controlaba, en tiempo y lugar, la posición del terminal telefónico, además de las llamadas y los mensajes de la propietaria.

La denunciante empezó a sospechar cuando notó que la batería del móvil duraba pocas horas ante lo cual optó por denunciar los hechos. Finalmente, el supuesto autor admitió los hechos y fue detenido.