Compartir

Un total de 25 personas, según ha informado Cruz Roja Navarra están siendo atendidas, cinco de ellas trasladadas a un centro hospitalario por varios traumatismos. Los enfermeros fueron ayudados a su vez por el resto de aficionados y los propios jugadores. Después de minutos de tensión, la megafonía de El Sadar pidió la colaboración de los presentes en la grada afectada para poder reanudar el partido.

El colegiado Martínez Munuera acordó con la seguridad del estadio la reanudación del duelo garantizando primero la seguridad en la zona con la evacuación de las primeras personas heridas. El duelo se reanudó con serias medidas de seguridad en la zona que se ha quedado desprovista de valla.

El retraso en este partido ha provocado que los otros tres duelos que estaban programados para las seis de la tarde, con el descenso en juego en la última jornada de la Liga BBVA, se retrasen para coincidir con el Osasuna-Betis a partir de la segunda parte.